-->

miércoles, 26 de febrero de 2014

Un estudio coloca a los corraleños a la cabeza de la nueva "higiene responsable".

D. Andrés posó así de simpático en un conocido barrio, indignando a su vecindario.


Una encuesta elaborada por la marca de productos de limpieza "lucecita", revela que más del 80% de los corraleños se ducha sólo una vez al mes. Dato que aumenta hasta el 90% en el segmento de población que incluye a las beatas mayores de 70 años (lo cual explicaría la necesidad del uso de ingentes cantidades de incienso en las procesiones).



Únicamente un 14% de la población (casualmente los más jóvenes) se aplican la alcachofa por encima de la cabeza al menos dos veces por semana, normalmente coincidiendo con los días de botellón.



Por barrios: los menos aseados se sitúan en la zona de la plaza y aledaños; los más limpios en el Arrabal, y en Santana los "ni fu ni fa".


El estudio da al traste con el estudio realizado a nivel nacional por una firma de detergente para lavadoras ¡qué tendrán que ver las lavadoras con la higiene corporal! que alerta precisamente sobre el exceso de celo de los españoles en su higiene diaria, destacando el daño que el agua, gel y champú provocan en nuestra piel y cuero cabelludo, resecándolos e impidiendo la generación de sustancias segregadas de forma natural para protegernos de las infecciones. Sus recomendaciones: ducharse cada dos o tres días como mucho -siempre que no se haga esfuerzo físico- lavarse las manos cada dos o tres horas y utilizar el bidé diariamente.



Así que por una vez los corraleños vamos por delante en algo, que según los estudios es beneficioso para la salud en general, aunque no lo sea tanto para el aroma global de la población.



"por una vez los corraleños vamos por delante en algo, que según los estudios es beneficioso para la salud en general, aunque no lo sea tanto para el aroma global de la población"


Desde CORRAL DEscaradaMENTE hemos querido recabar la opinión de varios de nuestros conciudadanos sobre nuestras costumbres higiénicas.



En el Centro de Salud, nos respondía Baldomero Galván Izado, parado de la construcción de 42 años de edad:


"No hace tantos años que nos lavaban en la pila o la artesilla y aprovechaban el agua de bañar a nuestros hermanos pa bañarnos a tós por riguroso orden de edad y siempre una vez a la semana, preferiblemente los sábados. ¿Y qué pasa, acaso hemos salío mal?. Pos no, yo lo que pasa es que entre el tabaco y que estoy en el paro, me paso los días en el médico, pero pa entreteneme solamente ojo, que yo estoy hecho un toro".

 

Don Edelmiro de la Barraca y Alvárez, conocido potentado de la localidad con bodega propia, nos indicaba en su matinal paseo por la Plaza Mayor: "En mi familia, desde siempre los criados nos preparaban el baño los domingos para ir a comulgar como Dios manda, limpios en cuerpo y alma. Y en esa misma tradición seguimos, sólo que ahora, abiertos como estamos a la sensibilización ecológica, hacemos que los criados aprovechen el agua para regar y fregar el suelo después".

 

"La manía esa de lavarse todos los días -continuó don Edelmiro- es un invento de los judíos y los socialistas para que la gente dure menos y pagar menos pensiones. Yo, que aunque no tengo carrera soy poseedor de una amplia cultura general, tengo claro que la roña, además de proteger del frío, evita el desgaste de los lípidos por la acción corrosiva del jabón."



"es un invento de los judíos y los socialistas para que la gente dure menos y pagar menos pensiones"


Por su parte, desde las eras altas, doña Encarna Vales, ama de casa de 43 años y madre de 6 varones cuyas edades oscilan entre los 3 y los 15 años, nos manifestó lo siguiente: "Yo a mis hijos los conozco por la voz, así que no los lavo más que dos veces al año: una pa quitales el mosto al final de la vendimia y otra pa la función, justo al terminar de blanquear. Oyes y ni una mala gripe me se enganchan las criaturicas".

 

Finalmente, desde la Asociación de las Rancias Tradiciones, D. Andrés Trozado, vocal de amistades de tan vetusto ente, nos dijo: "Secar los acuíferos tan necesarios para regar nuestras viñas por culpa de las duchas, y dejar de oler a corraleño de bien, es algo difícilmente justificable desde la perspectiva moral e histórica de nuestra muy casposa y leal villa".


Parece que por una vez los corraleños, no sólo estamos de acuerdo en algo, sino que además compartimos una medida que, aunque polémica por sus consecuencias olorosas, parece encumbrarnos a la cabeza de la "higiene responsable" de nuestro país.


Desde el baño cristales, haciendo sus abluciones mensuales, les habló Carmelo Cotón.



lunes, 24 de febrero de 2014

Encuentran los brotes verdes del gobierno en el Parque Municipal. (cuento surrealista)

Críspulo en el fatídico momento de encontar el p... brote.


Críspulo Borreguero, jardinero de profesión y vecino del barrio de Santa Ana, recibió uno de los mayores sustos de su vida al toparse de frente con unos brotes verdes que surgían sin avisar entre la hojarasca del parque municipal (bueno, lo que queda de él). Temeroso ante la posibilidad de que se tratase de los tan cacareados brotes verdes del gobierno, Críspulo dio un respingo y exclamó “Uy la Virgen” decidiendo a continuación llamar a su superior en el cargo.



Tomás Gandul que la Chaqueta un Guarda, funcionario municipal encargado de podas salvajes y setos resecos, andaba desayunando tranquilamente en su casa, como solía hacer desde que lo enchufaron en el ayuntamiento, cuando su subordinado Críspulo lo llamó todo sofocado y con la voz entrecortada. “Tomás, tío, tienes que venir cuanto antes….. he visto un brote verde del gobierno agazapado junto a una esparraguera”


“Amos no jodas Críspulo –contestó Tomás- no me seas infantil que te he dicho que to eso son inventos de los políticos para justificar su ineptitud. Que los brotes verdes no existen, que son los padres…quiero decir las estadísticas falseadas... ¿Cuántas veces te voy a decir que no te creas lo que dicen las televisiones?..... Será una cebolleta antisistema o algún bulbo que intenta hacerse pasar por un brote para infiltrarse entre las trepadoras. Anda aplícale la ley de seguridad jardinera y rocíalo con herbicida, verás como lo dejas seco”.



"Que los brotes verdes no existen, que son los padres…quiero decir las estadísticas falseadas..."

Escéptico con las palabras de su supervisor en el cargo, Críspulo cogió el bote de herbicida y se fue acercando con precaución hacia el renuevo. Había oído decir en muchas ocasiones que los brotes del gobierno no eran de fiar y no sólo mentían -que era lo habitual- sino que si te descuidabas te atacaban con una subida de luz o con algún copago para chuparte la savia y dársela a los banqueros o a los grandes empresarios. Vamos... que te podían sumir en la pobreza o el desahucio en un plazo record de tres meses y se quedaban tan anchos. Y como el resto de plantas no se movían ni protegían unas a las otras, los brotes se extendían con todo el descaro del mundo y se apoderaban poco a poco de los terrenos en los que todas las plantas podían tomar nutrientes de forma gratuita, para privatizarlos y hacer de ellos un secarral. Eran, en general, plantas muy egoístas que sólo se movían por la savia y no tenían ningún escrúpulo en corromperse a cambio de savia y más savia. Así que la cosa no era como para tomársela en broma.


Quizás por esta circunstancia Críspulo se armó de valor y decidió rodear el brote hasta buscar su lado más hipócrita para evitar que le atacase, ya que sabía por los comentarios de algunos compañeros, que los brotes solían disfrazarse frecuentemente para aparecer ante las demás plantas como brotes serios y amables, y confundir así a la opinión de los muchos pulgones ingenuos que les seguían sin rechistar, aunque no faltaban tampoco los que recibían unas sustancias azucaradas en forma de sobres que brotaban de sus poros. 


"aunque no faltaban tampoco los que recibían unas sustancias azucaradas en forma de sobres que brotaban de sus poros"

Al acercarse aún más lo tuvo claro…. No había ninguna duda.... dijera lo dijera Tomás, aquello era un brote del gobierno y bien gordo…. Vamos, como que en su vida había visto un brote más manipulado genéticamente que ese y más cargado de propaganda. Se notaba que era un brote bien regado por años de fanatismo e insolidaridad, así que no lo pensó dos veces y estampó su bota contra la mala hierba, dejándola despachurrada al instante. Una sensación de paz y tranquilidad invadió a Críspulo al instante, y por una vez en su vida respiró la gloria y la justicia de los héroes. Tenía la certeza de haber librado al parque de una terrible plaga o algo mucho peor, por lo que feliz y contento decidió regalarse a sí mismo con el mejor de los premios: unos chatos en el bar de fritas acompañados de una ración de oreja a la plancha. Ciertamente la felicidad estaba entre las cosas pequeñas.



En homenaje a los hombres y mujeres que luchan de forma anónima por nuestros derechos.




Desde uno de los árboles secos del parque, les informó: Virtudes Terrenales


Archivo del blog

 

Copyright 2013 All Rights Reserved CORRAL DEscaradaMENTE is a resgistered brand by some correalenians with tons of imagination