-->

viernes, 8 de mayo de 2015

La traída de la Virgen, nueva maniobra orquestada para captar votos.

Una corraleña cualquiera avasallada en plena traída por las diferentes candidaturas. ¿A quien votará finalmente esta buena mujer? No lo sabemos, pero lo de la Magdalenilla... seguro que arrastra votos.

 

 

Cual letra de Mayo florido y hermoso “ha venido Mayo, bienvenido sea” llegó a la Iglesia nuestra requetemegaqueridísima Virgen de la Muela, de la que según dice el cantar no hay ningún corraleño que en su pecho no la lleve (aclaramos que los extraterrestres no utilizamos bolsillos, por lo que no podemos llevar sus estampitas). Y dada la trascendencia de este acontecimiento llamado por todos “La Traída” (nombre original donde los haya) fue éste el momento elegido por los candidatos y candidatas al gobierno municipal, para dejarse ver y demostrar en la medida de lo posible, que se está más cerca de “Madre” -como diría el cura- y que por lo tanto ellos son los elegidos para gobernar este queridísimo pueblo nuestro, famoso por ser uno los más ranci… perdón, queríamos decir tradicionales y costumbristas de la comarca. Vamos…  que como ya comentamos en otra ocasión, Almodóvar tendría aquí un filón para sus películas.

 



Volviendo a lo que íbamos, ni que decir tiene que en primer término se encontraba el actual equipo de gobierno municipal -junto a sus adláteres y pelotas- a los que podemos calificar como perros viejos en esto del arte del postureo y el teatro, y por lo tanto expertos en sacar pecho y sonrisas profidén, dando la impresión de fuerza y poderío al electorado. Y es que, aunque todos sabemos que andan más nerviosos y alterados que nunca, competir con quienes llevan a un metro escaso a la Iglesia (y quien dice a la Iglesia dice al cura) resulta difícil de superar en este pintoresco pueblo.

Cómo estará la cosa, que la presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, haciendo caso a uno de sus asesores más espabilados (que aprobó el otro día la EGB), ha decidido tirar la casa por la ventana y pagarles a los de su partido un blanqueamiento dental para lanzar sonrisas a diestro y siniestro, además de unas sesiones de peluquería anca la Séllez y un cheque de 20 euros para unos trapitos de fiesta en la boutique “Moda´s Rastro”. Con esta inversión, los de Toledo intentan asegurarse de que sus representantes luzcan de lo más pintones y se parezcan en la medida de lo posible a la llamada “gente bien” de los pueblos de rancia tradición. Algo que ha funcionado siempre a la hora de captar votos entre los agricultores más antiguones y apegados al terruño.

De una manera más austera y con menos protagonismo (todavía)  se encontraba el grupo de moda “Corralens”, que abriéndose paso entre la multitud a base de gestos de humildad, consiguieron ganarse la aprobación de los vecinos. Gestos como los  de ayudar a los ancianos a cruzar la carretera, encender las velas de los devotos que apagaba el aire, dar agua a los penitentes que bajaban descalzos y cansados, echar un poquito de Reflex a los que le chirriaban las rodillas y  auxiliar a los necesitados en general (a ojos de nuestra Madre y de todo el pueblo que es de lo que se trataba) les reportaron numerosas simpatías y votos. Con ello supieron demostrar que estaban tan cerca de nuestra Madre como los que más. Detalle aprovechado por uno de los componentes de la formación, para extender el rumor de que habían sido llamados por la mismísima Virgen de la Muela, con el objeto de dar un vuelco en las elecciones. ¡Toma ya, a ver quién supera eso!


"De una manera más austera y con menos protagonismo (todavía)  se encontraba el grupo de moda “Corralens”

Cuentan que este exceso de amor al prójimo y buenas intenciones, es la penitencia que ellos mismos se han impuesto tras olvidárseles dar a conocer a los candidatos en la presentación oficial de la candidatura. Un error sin importancia provocado por el excesivo protagonismo de uno de los oradores, que dejó en un segundo plano a los futuros concejales. Fuentes cercanas a esta formación, afirman que más allá de un error, el olvido fue una estrategia política para darle más misterio a la candidatura y así seguir manteniendo el inusual halo de intriga que viene rodeando a este grupo desde su creación. Sea como fuere, el caso es que seguimos sin ponerles cara a esos nuevos Corralens, educados y moderados donde los haya y, dicho sea de paso, con utilización de  buenas colonias.

Más distantes, pero aprovechando también el baño de multitudes que brindaba la traída y dejando claro que “La Virgen es de todos”, se encontraba el tercer grupo político, aspirante a ser la oposición en nuestro pueblo -perdón queríamos decir a ser la solución de nuestro pueblo-.

Si el primer grupo repartía sonrisas profidén y miraditas de cordero degollao y el segundo utilizaba la humildad, la educación, los cumplidos y los buenos perfumes como arma, a estos no se les ocurrió otra cosa que regalar una magdalenilla recién hecha (que seguramente no provenía del Horcajo) acompañada de un trago de vino, convencidos de que a la gente también se la gana por el estómago. A la hora que llegaba la Virgen al lugar donde es recibida por las autoridades, la magdalena sabía a gloria bendita y fue muy de agradecer por los congregados. Eso sí, como condición, debían hacerse un selfie (son muy aficionados a esta práctica) junto a un cartel que decía: “La Virgen de la Muela, también vota a la Miguela” que luego sería subido a las diferentes redes sociales, demostrando que ellos también estaban al lado de nuestra Madre, aunque de una forma más progresista. La verdad es que esa medida fue todo un acierto, pues a esas horas raro era el que no caía en la tentación de hincarle el diente a una magdalena por muy de derechas que fuese. Que ya se sabe que cuando hay hambre los ideales se los lleva el viento.


“La Virgen de la Muela, también vota a la Miguela” que luego sería subido a las diferentes redes sociales y demostrar que ellos también estaban al lado de nuestra Madre, aunque de una forma más progresista"

Fue curioso ver a los candidatos cargados con un palo de escoba atado al móvil, junto con su cesta de magdalenas correspondiente (incluso las había sin gluten). Debemos reconocer que venían bien preparados para el tema del avituallamiento, pues detrás de ellos portaban una furgoneta-almacén encargada de suministrar las magdalenas, así como los rosquillos, calandrajos, galletas… vamos... como si de un horno se tratase.
 
Con estas tres posturas queda definitivamente demostrado: cómo algo tan sagrado como la traída al pueblo de nuestra patrona, puede ser instrumentalizado con fines políticos (que poco o nada tienen que ver con la devoción) y cómo algo tan supuestamente divino y espiritual, puede volverse terrenal en cuestión de segundos por culpa de los intereses personales y de partido. Cierto que no es nada nuevo en nuestro pueblo. ¡¡Pero si la Virgen hablara!!



Desde donde se despide la Virgen y comiéndome una magdalenilla recién hecha:  Engreído Martínez.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Danos tu opinión pero no te enrolles, no sea que te hagamos menos caso que al pregonero de la Función.

Archivo del blog

 

Copyright 2013 All Rights Reserved CORRAL DEscaradaMENTE is a resgistered brand by some correalenians with tons of imagination