-->

miércoles, 18 de febrero de 2015

La Decadencia será declarada fiesta oficial en Corral de Almaguer.

Si no teníamos bastantes procesiones ala, otra más para entretener al personal. Ojo lo contenta que va la jodía Miss Decadencia. Seguro que es porque esa noche pilla.

 

Después de contemplar con nuestros propios ojos el caos y el desastre organizativo en que se ha convertido el carnaval de Corral de Almaguer (y mira que los grupos ponen empeño, ganas e imaginación y se lo curran año tras año) Después de haberse cargado el baile del pabellón y haberlo convertido en un simple botellón para críos con la consiguiente espantada de la gente mayor. Después de comprobar una vez más cómo nuestros gobernantes no están a la altura de las circunstancias, ni parecen tener mayor interés por encauzar esa oportunidad de oro que les brinda la alta participación de la juventud en el desfile (por cierto, larguísimo, inacabable). Después de percibir la sensación de dejadez y hasta incluso podíamos decir de: "para lo que me queda en el convento....." Después de todo eso, decíamos..... está claro que nuestro pueblo sigue imparable hacia la decadencia.

 


Así pues, en vista de que Corral parece hundirse inexorablemente en el atraso y el abandono (ya veníamos denunciándolo desde hace tiempo) y hasta la Asociación de Amigos de Corral de Almaguer parece estar dando sus últimos estertores (también se veía venir). Los integrantes de la comisión municipal de ocios varios, zangonas y calderetas, formada por un representación de los bares, otra del botellón, la presidenta de la asociación de mujeres Santa Prisca (las del manaero han declinado su presencia), los de las cooperativas, las tiendas que venden alcohol a los jóvenes y la hermandad de adoradoras y adoradores de nuestro párroco, han decidido aprovechar la decadencia y atraso de la población, para crear una fiesta que luche a su vez contra esa inevitable y dramática tendencia.

“Puede parecer una contradicción” ha declarado a este corresponsal Robustiano Chupa-Andas, fanático de las procesiones de Semana Santa “pero... ya que no hay manera de promocionar este jodío pueblo y últimamente los políticos no están precisamente a la altura de las circunstancias ni gozan de credibilidad alguna, hemos tenío que ser nosotros… vamos…. quiero decir to los perjudicaos por la situación y a los que nos duele el bolsillo… quienes intentemos solucionar este grave problema"

"Como nos dijeron que los cabezones esos de CORRAL DEscaradaMENTE (que por lo visto tienen cerebros como sisones de grandes) a lo mejor nos podrían ayudar, decidimos pedirles consejo"

"Después de tomarnos con ellos unos chatos en el bar de fritas (que ojo la querencia que tiene esta gente con ese bar y lo que les gusta el morapio) nos dijeron que lo que Corral necesitaba urgentemente eran Soluciones Imaginativas. ¡¡Toma ya!! Se les habrán derretío los sesos –pensamos- Como si nosotros no nos hubiéramos dao cuenta de eso. Vamos que para andar ese camino no necesitábamos tantas alforjas. Pa mí que los extraterrestres esos todavía no se han dao cuenta que la imaginación crece poco en nuestro pueblo y que cuando aparece no sabemos ni cómo regarla ni qué abono echarle pa que crezca. Que nosotros, sacás las procesiones, nos encontramos como gallinas en corral ajeno"


"nos dijeron que lo que Corral necesitaba urgentemente eran Soluciones Imaginativas. ¡¡Toma ya!! Se les habrán derretío los sesos –pensamos-"


"Así que en vista de que los extraterrestres no estaban dispuestos a echarnos una mano (porque según ellos les está prohibido cambiar el presente) tuvimos que ser nosotros los que nos pusiéramos a la faena. Pero claro… tú me dirás… si to lo que se nos ocurría eran festejos religiosos o iban acompañados por su correspondiente procesión. ¿A ver que hacíamos? Oyes que por mucho que lo intentábamos no había manera…. Era como si hubiéramos entrao en un bucle"

Así que después de cuatro horas de discusión y cortando por lo sano, Basilisa Cocolisa dio un puñetazo en la mesa y exclamó: "Sa terminao…. si lo único que sabemos hacer son procesiones, pues hagamos procesiones. Lo único que esta vez, en vez de celebrar la onomástica de un Santo, lo que vamos a festejar -en el colmo del surrealismo- es nuestra propia decadencia. Que quieras que no, eso es algo que todavía no está visto en ningún pueblo. A ver si así, riéndonos de nuestra propia desgracia, conseguimos paradójicamente levantar la moral de la población y añadir un nuevo aliciente para atraer el turismo, o al menos para que los corraleños regresen de nuevo los fines de semana. Que vaya invierno que llevamos, da frio recorrer las calles y no cruzarse con nadie"

"Y puesto que, visto lo visto, del tema de las procesiones no podemos prescindir -que paece que lo llevamos en la sangre- pos hemos pensao en hacer una procesión laica, sin santo reconocío, y llevar en andas a la vecina del pueblo que resulte elegida ese año como “Miss Decadencia”. Eso sí, con su banda de música y sus autoridades detrás como está mandao"


"Y puesto que, visto lo visto, del tema de las procesiones no podemos prescindir -que paece que lo llevamos en la sangre- pos hemos pensao en hacer una procesión laica, sin santo reconocío"


El grupo de las adoradoras y adoradores del párroco, como son tan tradicionales, en un primer momento propusieron sacar en andas al cura y pasearlo por las calles como un santo. Pero al final se impuso la sensatez y se quedó que se llevaría en andas a la Miss elegida, y como mucho se le harían las caídas en la plaza como está mandao. Aunque ante la posibilidad de que alguno de los porteadores se lo tomase demasiado literal y la Miss acabase por los suelos (que los hay muy brutos) se decidió que mejor se le cantaba una saeta de tema profano pa no ofender a nadie y tos tan contentos.

"Ala…  a ver si puede ser que este año le demos un tirón al jodío turismo ese que no termina de llegar. A ver si con esta tontería que se nos ha ocurrido, el pueblo renace, que falta le hace"


Desde la esquina las Catacas, les informó: Nemesio Pirracas.



lunes, 16 de febrero de 2015

Sanidad advierte de los peligros de pronunciar a la ligera la frase “no hay cojones…”

Aquí el grupo de corraleños que dijo eso de "no hay cojones... a ir a ver el amanecer en la playa". No se que pensáis vosotros, pero..¿Hay o no hay cojones?

 

Cirilo Sabelotó médico especializado en el tema de la rebeldía juvenil y no tan juvenil, asegura que no hay droga ni mala compañía alguna que afecte más a la mente de nuestros jóvenes, que pronunciar la famosa frase “no hay cojones…” en el momento más inoportuno. Su utilización precipitada y sin conocimiento, puede acabar produciendo daños físicos irreversibles y sufrimientos gratuitos a familiares y amigos.

 


Seguramente que con la ola de frio del pasado fin de semana de Santa Águeda, a más de un grupo se le habían quitado las ganas de acercarse a disfrutar de un día de campo en nuestra emblemática sierra. Pero en cuanto uno de los integrantes pronunció la famosa frase de “no hay cojones… de subir a la sierra” se acabó el estado de negación y hasta el más friolero se puso el chándal del rastro, las zapatillas Noke y el coche de papá, y salió zumbando para el campo a respirar aire puro, aunque éste cortase la respiración.

He aquí un ejemplo reciente de la gravedad que supone pronunciar esa endemoniada frase. Justo después de pasar ese “fresquito” día en la sierra, las urgencias del centro de salud se colapsaron por completo con la llegada masiva de jóvenes con síntomas de hipotermia y enfriamiento, ocasionados por esa escapada al campo a la que todas las madres se habían negado desde el principio.

“Jamía no hay na que hacer, como se encabezonen ya les puedes decir lo que quieras que van hacer lo que les dé la gana. Y mira que les dijimos que a dónde iban con la que estaba cayendo. Pero como si se lo dices a la paer, NI PUTO CASO  NOS HICIERON. Y ahora mira, tos malos y aquí una sufriendo por ellos. Vale que están en una edad mu mala, pero… ¿es que ninguno utiliza el sentido común? Ala que soy la siguiente pa Don Ángel, adiós”

Pero este no es un caso aislado, sabemos de otros jóvenes que utilizaron esa misma frase en una alegre noche de verano, y acabaron durmiendo en la playa de Benidorm en pelotas. Y cuando por la mañana les preguntaron los agentes que qué hacían en ese lugar, los único que respondieron fue: “pfff yo que se tío, lo último que recuerdo fue la frase “no hay cojones… a ir ahora mismo a ver amanecer en la playa” y desde entonces no tengo más que lagunas. Adiós chavaaaaal que fuerteeeeee. Eso sí, no llaméis a mis padres que si no me fostian”


"lo último que recuerdo fue la frase “no hay cojones… a ir ahora mismo a ver amanecer en la playa” y desde entonces no tengo más que lagunas. Adiós chavaaaaal que fuerteeeeee"

He aquí otro claro ejemplo de los estragos y contraindicaciones de la famosa frasecita, mezclada con drogas o alcohol, que en ocasiones lleva a jugarse la vida por culpa de conducir bajo los efectos del alcohol. Seguro que más de uno se siente identificado con estos muchachos.

Otro ejemplo recogido en nuestro amplio historial, nos viene a situar durante la época de verano, y más concretamente durante las fiestas. En esta ocasión se trata de los grupos de  jóvenes que disfrutan entusiasmados de la disco móvil, hasta que a uno se le ocurre gritar eso de “no hay cojones… a beberse la botella de un trago” Y sin pensarlo dos veces cada uno coge su botella de Vat 69 y comienza a ingerir todo lo que su cuerpo le permite de un trago. La mayoría no llega a beberse ni la mitad de la botella, pero siempre hay un pobre ignorante que por provocar la admiración de los demás, se la chasca entera con el consiguiente coma etílico que le acompaña y la movida para los sanitarios de la localidad que lo mandan directamente a Toledo.

“Este tipo de casos no nos sorprende -decía una sanitaria del centro médico- pues es habitual que en cuanto se sobrepasa el nivel de testosterona de los machotillos corraleños, y alguien dice la famosa “frasecita” la cosa ya se sabe cómo termina. Y claro como a esas edades nadie quiere ser menos que nadie, pues ahí empiezan los problemas. Eso sí, curiosamente el que pronuncia el “no hay cojones…” no suele ser de los más perjudicados, pues siempre hay otro más tontejo o más acomplejaíllo que pica”  

Esto en cuanto a casos relacionados con la bebida, pero no piensen que todo tiene que ver con el alcohol, que nos encontramos el año pasado un caso formado por dos parejas de veinteañeros, que tuvieron que ser transportados en helicóptero al hospital de Toledo con severos síntomas de deshidratación, que era para haberles dado encima una paliza a culo visto.

Cuando les preguntamos las causas, nos contaron que: eran las 6 de la tarde y estábamos ya terminando el día, pero todavía nos quedaba media fanega para terminar la viña. Y a lo tonto a lo tonto, el Manolo que es mu de bulla, dijo eso de “no hay cojones… a tirar palante y terminarla entera” y cuando nos quisimos dar cuenta eran las 5 de la tarde del día siguiente. Estábamos como poseídos, vamos… que ni nos enteramos que habíamos estado to el día agachaos sin detenernos ni una mieja a comer, a descansar o a mear. Y es que al oír esas palabras se nos activó algo extraño en el cerebro y nos fue imposible parar. Eso sí, la viña la terminamos y Gregorio el capataz ya nos tiene la plaza asegurá pa el año que viene. Aunque yo no creo que pueda, pues me he quedao sin riñones por el esfuerzo”


"el Manolo que es mu de bulla, dijo eso de “no hay cojones… a tirar palante y terminarla entera” y cuando nos quisimos dar cuenta eran las 5 de la tarde del día siguiente"

Como podemos comprobar, la inconsciencia y el alto grado de machotismo adolescente, puede llevar a más de uno a perder algo más que el juicio.

Siguiendo con la recopilación de casos, encontramos situaciones similares hasta en la Semana Santa. Se pueden creer que se está poniendo de moda en las procesiones decir eso de “no hay cojones… a llevar to los santos” El desafío no consiste en otra cosa que prestarse una y otra vez a cargar todas las imágenes que podamos, en un intento por batir un estúpido record que lleva a esos jóvenes al día siguiente, a quedar postrados en la cama sin poder moverse y con destrozos en varias vértebras. Y como ahora todo se graba con el móvil, la gracia es quedar ante sus compañeros como verdaderos machotes penitentes, con vistas al ligoteo, aunque no sabemos cómo se apañarán, pues después de semejante palizón es imposible que se les levante… el ánimo.

Pero no crean que se libran los mayores de invocar la frasecita. Hace poco nos encontramos con el caso de un grupo de jubilados que jugaban tranquilos al truque en el bar de Fritas, hasta que el que iba perdiendo soltó eso de “no hay cojones… a jugarnos las tierras que tenemos tos en la camarera” y claro si Fulanito dice que sí, Menganito no va a ser menos. Total que tuvieron que llamar a los municipales por que no había manera de terminar la partida, ya que al no querer perder ninguno sus terrenos, todos pedían la revancha al instante.

Tuvo que llegar la mujer de uno, conocida por ser más sargento que el de la Guardia Civil,  la que les soltara dos hostias bien das a cada uno, y se acabó la disputa. “Si es que son como críos, con la edad que tienen y les da por hacer esas tontás. Más les vale que demuestren su hombría con cada una de nosotras, que nos tienen abandonás. Tira pa casaaaaaaaaaaaa que vas a llevar pal pelooooo so záaaaangano. Te paecequé el de jugarse las tierras, que será lo próximo jugarte a la parienta? Pero que a gusto se quedó tu madre cuando te casaste conmigo”

Como podéis comprobar, cuidadín con pronunciar la frase “no hay cojones…” delante de ciertas personas, porque las consecuencias pueden ser irreparables. Y si por cualquier motivo escucháis las famosas palabras, más vale haceros los castrados que asumir después las consecuencias.



Desde el hospital, hinchado a antiinflamatorios por mi castramiento voluntario: Cirilo Sabelotó.


Archivo del blog

 

Copyright 2013 All Rights Reserved CORRAL DEscaradaMENTE is a resgistered brand by some correalenians with tons of imagination