-->

viernes, 8 de mayo de 2015

La traída de la Virgen, nueva maniobra orquestada para captar votos.

Una corraleña cualquiera avasallada en plena traída por las diferentes candidaturas. ¿A quien votará finalmente esta buena mujer? No lo sabemos, pero lo de la Magdalenilla... seguro que arrastra votos.

 

 

Cual letra de Mayo florido y hermoso “ha venido Mayo, bienvenido sea” llegó a la Iglesia nuestra requetemegaqueridísima Virgen de la Muela, de la que según dice el cantar no hay ningún corraleño que en su pecho no la lleve (aclaramos que los extraterrestres no utilizamos bolsillos, por lo que no podemos llevar sus estampitas). Y dada la trascendencia de este acontecimiento llamado por todos “La Traída” (nombre original donde los haya) fue éste el momento elegido por los candidatos y candidatas al gobierno municipal, para dejarse ver y demostrar en la medida de lo posible, que se está más cerca de “Madre” -como diría el cura- y que por lo tanto ellos son los elegidos para gobernar este queridísimo pueblo nuestro, famoso por ser uno los más ranci… perdón, queríamos decir tradicionales y costumbristas de la comarca. Vamos…  que como ya comentamos en otra ocasión, Almodóvar tendría aquí un filón para sus películas.

 



Volviendo a lo que íbamos, ni que decir tiene que en primer término se encontraba el actual equipo de gobierno municipal -junto a sus adláteres y pelotas- a los que podemos calificar como perros viejos en esto del arte del postureo y el teatro, y por lo tanto expertos en sacar pecho y sonrisas profidén, dando la impresión de fuerza y poderío al electorado. Y es que, aunque todos sabemos que andan más nerviosos y alterados que nunca, competir con quienes llevan a un metro escaso a la Iglesia (y quien dice a la Iglesia dice al cura) resulta difícil de superar en este pintoresco pueblo.

Cómo estará la cosa, que la presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, haciendo caso a uno de sus asesores más espabilados (que aprobó el otro día la EGB), ha decidido tirar la casa por la ventana y pagarles a los de su partido un blanqueamiento dental para lanzar sonrisas a diestro y siniestro, además de unas sesiones de peluquería anca la Séllez y un cheque de 20 euros para unos trapitos de fiesta en la boutique “Moda´s Rastro”. Con esta inversión, los de Toledo intentan asegurarse de que sus representantes luzcan de lo más pintones y se parezcan en la medida de lo posible a la llamada “gente bien” de los pueblos de rancia tradición. Algo que ha funcionado siempre a la hora de captar votos entre los agricultores más antiguones y apegados al terruño.

De una manera más austera y con menos protagonismo (todavía)  se encontraba el grupo de moda “Corralens”, que abriéndose paso entre la multitud a base de gestos de humildad, consiguieron ganarse la aprobación de los vecinos. Gestos como los  de ayudar a los ancianos a cruzar la carretera, encender las velas de los devotos que apagaba el aire, dar agua a los penitentes que bajaban descalzos y cansados, echar un poquito de Reflex a los que le chirriaban las rodillas y  auxiliar a los necesitados en general (a ojos de nuestra Madre y de todo el pueblo que es de lo que se trataba) les reportaron numerosas simpatías y votos. Con ello supieron demostrar que estaban tan cerca de nuestra Madre como los que más. Detalle aprovechado por uno de los componentes de la formación, para extender el rumor de que habían sido llamados por la mismísima Virgen de la Muela, con el objeto de dar un vuelco en las elecciones. ¡Toma ya, a ver quién supera eso!


"De una manera más austera y con menos protagonismo (todavía)  se encontraba el grupo de moda “Corralens”

Cuentan que este exceso de amor al prójimo y buenas intenciones, es la penitencia que ellos mismos se han impuesto tras olvidárseles dar a conocer a los candidatos en la presentación oficial de la candidatura. Un error sin importancia provocado por el excesivo protagonismo de uno de los oradores, que dejó en un segundo plano a los futuros concejales. Fuentes cercanas a esta formación, afirman que más allá de un error, el olvido fue una estrategia política para darle más misterio a la candidatura y así seguir manteniendo el inusual halo de intriga que viene rodeando a este grupo desde su creación. Sea como fuere, el caso es que seguimos sin ponerles cara a esos nuevos Corralens, educados y moderados donde los haya y, dicho sea de paso, con utilización de  buenas colonias.

Más distantes, pero aprovechando también el baño de multitudes que brindaba la traída y dejando claro que “La Virgen es de todos”, se encontraba el tercer grupo político, aspirante a ser la oposición en nuestro pueblo -perdón queríamos decir a ser la solución de nuestro pueblo-.

Si el primer grupo repartía sonrisas profidén y miraditas de cordero degollao y el segundo utilizaba la humildad, la educación, los cumplidos y los buenos perfumes como arma, a estos no se les ocurrió otra cosa que regalar una magdalenilla recién hecha (que seguramente no provenía del Horcajo) acompañada de un trago de vino, convencidos de que a la gente también se la gana por el estómago. A la hora que llegaba la Virgen al lugar donde es recibida por las autoridades, la magdalena sabía a gloria bendita y fue muy de agradecer por los congregados. Eso sí, como condición, debían hacerse un selfie (son muy aficionados a esta práctica) junto a un cartel que decía: “La Virgen de la Muela, también vota a la Miguela” que luego sería subido a las diferentes redes sociales, demostrando que ellos también estaban al lado de nuestra Madre, aunque de una forma más progresista. La verdad es que esa medida fue todo un acierto, pues a esas horas raro era el que no caía en la tentación de hincarle el diente a una magdalena por muy de derechas que fuese. Que ya se sabe que cuando hay hambre los ideales se los lleva el viento.


“La Virgen de la Muela, también vota a la Miguela” que luego sería subido a las diferentes redes sociales y demostrar que ellos también estaban al lado de nuestra Madre, aunque de una forma más progresista"

Fue curioso ver a los candidatos cargados con un palo de escoba atado al móvil, junto con su cesta de magdalenas correspondiente (incluso las había sin gluten). Debemos reconocer que venían bien preparados para el tema del avituallamiento, pues detrás de ellos portaban una furgoneta-almacén encargada de suministrar las magdalenas, así como los rosquillos, calandrajos, galletas… vamos... como si de un horno se tratase.
 
Con estas tres posturas queda definitivamente demostrado: cómo algo tan sagrado como la traída al pueblo de nuestra patrona, puede ser instrumentalizado con fines políticos (que poco o nada tienen que ver con la devoción) y cómo algo tan supuestamente divino y espiritual, puede volverse terrenal en cuestión de segundos por culpa de los intereses personales y de partido. Cierto que no es nada nuevo en nuestro pueblo. ¡¡Pero si la Virgen hablara!!



Desde donde se despide la Virgen y comiéndome una magdalenilla recién hecha:  Engreído Martínez.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Ingresado con pronóstico reservado tras regalar un consolador a su madre.

Eduvigis haciendo uso del artilugio que le regaló su chico por el día de la madre. Pues nosotros la vemos muy contenta, mire usté.




Continúa ingresado, aunque ya con pronóstico "menos grave", el joven brutalmente agredido por su madre, tras recibir de éste el pasado fin de semana (día de la madre) un juguete sexual.



Como viene siendo habitual en la abnegada vida de los redactores mal pagados de CDM y tras arriesgar su vida colándose en la planta de traumatología del Hospital Virgen de la Salud sorteando pasillos plagados de enfermos con vomitonas y "ayayays", nuestro compañero Carmelo Cotón consiguió en exclusiva las primeras declaraciones del joven agredido,  Felisín Costillares, en el momento de ser escayolado de arriba a abajo cual momia egipcia.

Preguntado el amigo Félix (Felisín para los amigos) por las razones de tal paliza nada menos que de su propia madre y en un día tan señalado, éste nos dijo como única justificación “que la culpa la tenía un chiste". Intrigado por tan extraña respuesta, nuestro reportero consiguió finalmente una explicación.

"El caso es que mi madre, que desde que hizo un curso de internet se ha vuelto de lo más moderna –comenzó el relato Felisín- me dijo que quería un “palo selfie” de esos pa retratase cuando va a la ermita a hacer la novena con sus amigas. Y como en mi casa somos mu de bulla, mira tú por donde me acordé de un famoso chiste que confundía el palo selfie con un palo “pa ser feliz” y decidí ponerlo en práctica y acercarme a un sex shop que hay en los aledaños del puti de Ocaña, con la intención de comprarle un consolador modelo “senegalés marido de Raquel Mosquera”. "Se parte" –pensé- "mi madre se parte…. como encima da la casualidad que se llama Consolación y además está viuda ¿sabe usté? Me dije fijo que se troncha de risa"


"Y como en mi casa somos mu de bulla, mira tú por donde me acordé de un famoso chiste que confundía el palo selfie con un palo “pa ser feliz”

"No sé porqué sería, pero pa mí que estaba mosqueada ya por algo. Porque conforme le di el regalo al llegar de Plató a las 12 de la mañana del domingo, cogió el cepillo de aluminio nuevo que habíamos comprao pa barrer el corralón y no paró hasta rompérmelo en las costillas"

"!Al principio pensé que el cabreo venía porque le había pisado lo fregao con mis zapatillas “niubalans” que traía llenas de barro del botellón; pero por los gritos y los insultos que profería enseguida me di cuenta de que el problema iba a ser el regalo... tú fíjate con los cuartos que me había costao"

Como es costumbre en esta revista, nuestra redacción contactó inmediatamente con la agresora para conocer su versión de los hechos.

Fue así cómo Consolación García-Quintales (que así se llama la interfecta) en libertad con cargos por delito de parricidio en grado de tentativa  y agravante de ensañamiento por la insistencia en darle golpes hasta llegar a romper el mango de aluminio del cepillo, nos explicó las razones que la llevaron a actuar con semejante saña, contra el fruto de su vientre:

“Eso no se le hace una madre viuda,  por muy de bulla que una sea… ¿Pero quién se ha pensao el desgraciao este que soy yo?... ¿Un zorrón de esos que van con él al botellón?. Amos por Diosss…. Otra cosa no será una, pero decente….. como la que más. Además yo le guardo el luto a mi Aniceto hasta que me vaya con él al otro barrio”


"¿Pero quién se ha pensao el desgraciao este que soy yo?... ¿Un zorrón de esos que van con él al botellón?"

¿Y qué ha hecho usted con el regalo? -preguntamos por curiosidad malsana a Consolación-

"Pues en principio había pensao en donarlo a la asociación de viudas para disfrute general del personal, pero luego pensé pa mis adentros “quita quita que la gente es mu rara y seguro que piensan que lo regalo usao”, así que he decidío quedármelo pa mí y buscarle otras utilidades que no fueran las guarrerías propias que se le suponen a este artefacto… que no vea usté lo bien que queda la masa de las empanadillas usándolo como rodillo… que oyes… como tiene el tamaño ideal y algo te invita a sujetarlo con fuerza, pues como que amasas mejor”

Sin embargo, fuentes de la asociación de viudas que prefieren guardar el anonimato, nos comentaron que : “saben a ciencia cierta que la Consolación está usando el instrumento que le regaló su hijo para su uso verdadero, porque la han visto comprar la masa de las empanadillas en el Ahorramás, “lo que pasa es que siempre ha sío una estrecha… mira si no la que le ha liao al pobre chico por acordarse de ella el día de la madre”… “Bueno estrecha y también muy egoísta y arsoluta" –comentó la Eduvigis- "¿A ver si no que le hubiá costao llevase el asunto de vez en cuando a la asociación, por si alguna tuviésemos que amasar lo que fuera? Oyes… que no piensas más que en ellas"


Desde el hogar del jubilado y comiendo empanadillas con una masa especialmente suave, Carmelo Cotón.

lunes, 4 de mayo de 2015

La iluminación de nuestra Plaza Mayor no se soluciona ni en época de elecciones.

Aunque parezca una tontería, este caos iluminativo dice mucho de la organización y punto de vista estético de quienes nos gobiernan. Analicen ustedes mismos.

 

 

Aparte del habitual y repetitivo odio de nuestros ediles contra los árboles del parque y del pueblo en general, encontramos actuaciones similares con el tema la iluminación de la plaza y monumentos históricos de Corral de Almaguer. Si hace ya un año hablábamos de la olvidada iluminación del Rollo Jurisdiccional (Después de que a nuestros políticos se les llenase la boca con la protección del patrimonio) esta vez vamos a hablar del poco interés que prestan nuestros gobernantes a la iluminación de la Plaza.



No hace falta “tener muchas luces” para darse cuenta que la iluminación que presentan las farolas, focos o bombillas de la localidad, es de lo más anárquica. Es decir: que los tonos de las bombillas poco o nada tienen que ver las unas con las otras, convirtiendo el ambiente visual de nuestra bonita plaza, en un auténtico gazpacho de tonos amarillos que abarcan desde el más fosforito al más cálido, pasando por el tono pálido, más conocido como color “devuelto”. Tanto es así, que más parece que nos encontramos en una feria, que en un conjunto histórico artístico del que muchos estamos orgullosos.

Y es que lejos de parecer un pequeño detalle sin importancia, de esos que critican sólo los de Madrid, es algo que nuestro Ayuntamiento debería tener en cuenta, sobre todo si quiere atraer a esos cientos de miles de turistas de los que tanto hablan y nunca aparecen. Y ha sido precisamente durante la noche de Los Mayos, cuando han comenzado a aparecer los primeros síntomas preocupantes relacionados con la luz, de manera que se pasó de un malestar meramente visual, a una serie de náuseas, vómitos, almorranas, ataques epilépticos, deformación de la realidad, infección de orina e incluso impotencia mañanera. La causa: pasar más tiempo en la plaza viendo procesiones que en sus casas viendo el Sálvame Deluxe. Los más listillos del pueblo hablan incluso de una posible zona radiactiva alrededor de las farolas, que podría terminar ocasionando cáncer. (Tampoco hagamos mucho caso a esta última teoría, pues viene avalada por las farmaceúticas y ya se sabe que ésas por dinero hacen lo que sea).


"Los más listillos del pueblo hablan incluso de una posible zona radiactiva alrededor de las farolas, que podría terminar ocasionando cáncer"

Para saber más sobre el tema, Sigifredo Maspedo Quealfredo se lanzó a la calle para recoger la opinión de los lugareños sobre el abandono y el caos bombillil.

La primera entrevistada fue Anacleta Bicicleta, pizpireta donde las haya y residente en los alrededores de la plaza, con un parecido asombroso a Olivia la de Popeye. Muy seria, nos comentó:

“Al Ayuntamiento no le echéis la culpa, que to esto lo empezó el cura. Que cuando hizo la obra de la portada de la Iglesia (mu bonita por cierto, to hay que decilo) le puso una iluminación blanco nuclear que nada tenía que ver con el amarillo fosforito de las demás y que dice mi chico (el que ha estudiao física, no el que tengo colocao en los jamones) que ese caos de luces ocasiona un choque de partículas lumitativas desas, que a mí se me agarraron a las almorranas, y me han dejao el culo como el pepe de una vieja. Y eso que sólo estuve viendo la salida de los pasos. Pero claro… como el señor cura hace lo que le da la gana y no hay quien le tosa, pues ale, almorranas que te crió. Dicen algunos que la culpa de que la torre esté a medias de iluminar, es porque a nuestro párroco le entraba tanta luz por la ventana que le era imposible dormir… Así de sencillo"

Pero Anacleta mujer como va a ser eso cierto, será por dejadez, desinterés, porque no las cambian, o porque cuesta dinero arreglarlas  ¿no cree?

“Pero que ignorantes sois la juventud. Todo el mundo sabe que el cura tiene un mando como el de la tele, con el que enciende y apaga las luces de la plaza, que para eso es suya. Aunque la Sinforiana, que por cierto está con infección al caño la orina por hacer cola para estar de las primericas en la puerta de la Iglesia, dice que las apagaron los del Ayuntamiento pensando en las pobres palomas, para que tuvieran un sitio donde dormir. Pero la Sinforiana ya saben ustés que es mu tonta y la tienen callá los del Ayuntamiento desde que le colocaron a su chica de barrendera. Me voy que me cierran la farmacia que bastante llevo encima”

“Pero que ignorantes sois la juventud. Todo el mundo sabe que el cura tiene un mando como el de la tele, con el que enciende y apaga las luces de la plaza, que para eso es suya"

Apoyado en la barandilla, nos encontramos a continuación a Ramón Jamón que nos habló de sus impresiones sobre el tema:

“Pos la verdá que ni me había dao cuenta hermoso, pa que te voy a engañar. El caso es que me dieron como retortijones mientras metía a la Soledad y pasé un rato fastidiao, pero lo achaqué al potaje que me había metió antes de la procesión, porque ya sabe usté que los garbanzos son mu traicioneros. Pero vamos… que ese detalle del color de las farolas yo no lo noto tanto. To la vida de Dios lo de las luces ha sio así en nuestro pueblo. Que se funde una bombilla, pos se pone la primera que se tiene a mano y punto, lo importante es que alumbre ¿no? To eso de las gamas de colores y demás remilgos se lo dejamos a los de Quintanar que les gusta to eso del turismo y pierden el tiempo en tontás. Ya ves tú, ¿Una bombilla va a ser tan importante? Por cierto… ¿tú de quién eres hermoso?”

“¿Pero qué dices Ramón?” -contestó  Gabriel Mata Baja, compañero de barandilla- “Ahora caigo yo que desde que me jubilé y me dio por pasear por la plaza, ni me la encuentro ni na. Con lo que uno ha sío. Antes era ver a mi Braulia por las mañanas y parecía que había desayunao cerrojos, y ahora ni con el interness la cosa tira parriba. Al remate va a tener razón usté, to este jaleo de luces no puede ser bueno. Que la plaza parece un catálogo de bombillas, cada una de su padre y de su madre. Ahora, lo que no llego a comprender, es como nuestros gobernantes no dan en ponerlas todas del mismo color, que tampoco se necesita tener muchas luces pa dase cuenta hombre. ¿Tan difícil es compralas toas iguales? Vamos, digo yo… Si tanto les cuesta que me lo dejen a mí, ya verán ustés cómo con una visita a los chinos lo dejo to solucionao. Oiga... que yo por desayunar cerrojos como antes Ma-to“

Dejamos a nuestros singulares abarandillados (huy que palabra más tonta) para acercarnos al propio Ayuntamiento. Allí Hablamos con el concejal de iluminaciones y airazos, Tom Tolaba, el cual se escudó echando la culpa a los empleados del Ayuntamiento. En sus propias palabras: “Esto es to culpa del Ángel Redondales y Pablo Eslovaquia, que son los de mantenimiento. Yo no soy responsable de firmar nada ni de quitar ni poner bombillas de ningún sitio. Vamos… sólo faltaba que el periódico La Sinrazón me acuse de alguna cosa. Esto es todo una maniobra orquestada para hacer daño político ahora que vienen las elecciones (esta última frase nos dijeron en Toledo que la soltásemos cada vez que nos preguntasen los de la Tele jeje). Antes era echarle las culpas a Zapatero ¿sabe usté?" Cargado de nervios vimos salir a Tom Tolaba  escaleras abajo y dejándonos con la palabra en la boca.

"Esto es todo una maniobra orquestada para hacer daño político ahora que vienen las elecciones (esta última frase nos dijeron en Toledo que la soltásemos cada vez que nos preguntasen los de la Tele jeje)"

 Poco después nos enteramos de que tuvo un ataque diarreico que no le dejó salir de wáter tres días seguidos. Normal..., éste es nazareno de las tres cofradías y habitual de to las procesiones, por lo que su exposición al alumbrado fue mayor que la de los demás.

Finalmente y como pasa siempre en Corral cuando buscas responsabilidades, nos quedamos sin saber quiénes eran los responsables de semejante atrocidad visual en esta  plaza mayor de la que muchos corraleños estamos orgullosos y que ya que es lo único que tenemos, nos gustaría ver algún día con una iluminación acorde con su belleza.

Mucho creemos que tienen que cambiar las cosas y mucho tiempo tienen que dedicar nuestros gobernantes a los pequeños detalles, si quieren atraer ese turismo del que tanto se les llena la boca. Y tú fíjate….  si esto no se hace ahora en tiempo de elecciones… tú me dirás cuando se va a hacer.


Desde el medio de la plaza y con ganas de vomitar por las partículas “lumitativas”: Sigifredo Máspedo Quealfredo.


Archivo del blog

 

Copyright 2013 All Rights Reserved CORRAL DEscaradaMENTE is a resgistered brand by some correalenians with tons of imagination